www.clubdemocrata.com

Historia

Historia

Treinta y dos jóvenes amantes de la práctica del béisbol en la Plaza de La Ermita, aupados y asesorados por el Cura Párroco de San Juan Bautista, Pbro. Pablo N. Maldonado, «venerado levita» por su estupenda labor religiosa y social, practicaban sábados y domingos. Allí jugaban partidas los pioneros, Dr. Víctor Zambrano, Manuel Vicente Merchán, Rosario Sosa, Pancho Murillo, Justo Cáceres, Alfonso Camargo, Humberto Ardila, Antonio José Quintero, Eleuterio Sosa, Miguel Ángel Ochoa, Ignacio Delgado, Juan Ramos Sánchez, Rafael Murillo Vivas, Pedro Cañas, Antonio Zerpa, Neptalí Rosales y Rafael Colmenares, asiduos practicantes del béisbol sabanero sabatino. Otros como Lucio Vargas, Miguel López, Carlos A. Zerpa, Néstor Álvarez y unos más venidos del Club Independiente, engrosaron el grupo y oyeron la voz ductora del Padre Maldonado, incitándolos a formar una agrupación no sólo para el deporte, sino también con proyección social y cultural.

Las prácticas las realizaban también en lo que hoy se conoce como Plaza Urdaneta, adyacente al Edificio Nacional, conocida entonces como Cambural y más tarde como Plaza 19 de Diciembre, o Plaza 19 a secas, sitio de las corridas de las ferias y fiestas del mes de Enero.

Frente a esta plaza alquilan por vez primera una habitación al General Antonio Daza, donde guardan guantes, pelotas, bates, caretas y mascotas. Allí comienzan las reuniones preliminares y más tarde en un local también alquilado, donde posteriormente funcionó la Óptica Balza, ubicada en la calle 6 de Páez, entre carreras 8 de Bárbula y 9 de Araure (nomenclatura de calles y carreras, aprobada el 30 de marzo de 1903).

Finalmente, en la casa de habitación del Dr. Víctor Zambrano Roa, se reúnen el día 8 de Agosto de 1.926, el propio Dr. Zambrano, Rafael Maldonado Dr. Ernesto J. Colmenares, Pedro M. Arias, José D. Rincón, Enrique Ramírez, Carlos J. Ramírez, Eliseo Pérez C., Rafael Guerrero G., Lucio Alfonso Vargas, José Rosario Sosa, José Ignacio Delgado, Genaro Guevara, J. T. Oquendo, Ángel Edecio Cárdenas, Luis E. Semidey, Gonzalo Fornez, R. A. Moncada, Rafael Murillo V., Azael Salas, José Gregorio Ibarra, Carlos M. Peña, E. Murillo Chacón, Pedro María Barrios, Mariano Contreras, Francisco Acevedo, Pedro Gálvis Fonseca, J. A. Contreras G. J. Rosario Pérez, Leonardo A. Amado, Pedro M. Gáffaro, Jaime Fossi V., Manuel Vicente Merchán, Juan Ramón Sánchez, Yter M. Pernía, C. A. Zerpa C., Rafael Colmenares y Marco Antonio Rivera Useche

Allí, aquel día, nace el Demócrata Sport Club arrullado con una bella y emotiva Acta que comenzó así: “EN NOMBRE DE LA PATRIA Y LA CONFRATERNIDAD, REUNIDOS LOS SUSCRITOS EN LA CIUDAD DE SAN CRISTÓBAL, EL DIA OCHO DE AGOSTO DEL AÑO DE GRACIA DE MIL NOVECIENTOS VEINTISÉIS, EN UN LOCAL HABILITADO AL EFECTO, CON EL FIN DE CONSTITUIR UN CENTRO DE HOMO­CULTURAL, DE SPORT, DE SOCIABILIDAD Y DE ACERCAMIENTO MUTUO ENTRE LA JUVENTUD”.

Este hermoso enunciado del Acta Inaugural fue y sigue siendo el molde de las actividades y metas de nuestra Institución: un centro para la cultura física y mental, para la búsqueda de las coincidencias entre los seres humanos, para el acercamiento y la confraternidad.

En este acto se eligió la primera Junta Directiva que quedo constituida de la manera siguiente: Presidente: Dr. Víctor Zambrano Roa Primer Vicepresidente: Ángel Edecio Cárdenas Segundo Vicepresidente: Dr. Pedro Gálvis Fonseca, Tesorero: Ernesto J. Colmenares,  Secretario de Actas: Luis Eduardo Semidey, Vocales: Rafael Maldonado D., José Andrés Contreras G., José Ignacio Delgado y Lucio Alfonso Vargas

Presidentes Honorarios por unanimidad: el Benemérito General Juan Vicente Gómez, Presidente de la República, General José Vicente Gómez, General Rafael María Velasco, Dr. Francisco Baptista Galindo, General Juan Alberto Ramírez, Presidente del Estado Táchira, Dr. Manuel Toro Chimies y General Pedro Alcántara Leal, a quienes se acordó enviar la correspondiente participación.

Reconstruida en cuerpo la concurrencia, el Vicepresidente Ángel Edecio Cárdenas, propuso que la divisa de ese Club fuese DEMÓCRATA SPORT CLUB, lo cual fue aprobado por mayoría. Luego, antes de clausurar la reunión y cerrar el Acta, se decidió adoptar como rúbrica “PATRIA Y CONFRATERNIDAD” y que todos los socios que suscriben la presente sean colocados en Cuadro de Honor como Socios Fundadores, en constancia de lo cual firmaron los antes mencionados asistentes.

Se acordó celebrar el acontecimiento con una fiesta social, ubicados ya en una cómoda casa alquilada para sede, en la Carrera 7 de Carabobo Nº 225, lugar que más tarde ocupara el Hotel Los Llanos, la familia Moros Cabeza y por último la Óptica Gámez, donde hoy se encuentra el edificio en el cual aún funciona la prestigiosa Óptica. Él acto inaugural realizado ese 8 de Agosto de 1.926, día Domingo, seguramente terminó con un gran hervido de gallina rociado con Brandy Hennessy y tal cual escocés, como era la costumbre de la época.

La palabra “DEMÓCRATA” como base del nombre de nuestro Club, ha producido en muchos, sorpresa y admiración, juzgando tal escogencia como un osado grito revolucionario, en el apogeo de la dictadura del Gral. Gómez, justo a nueve años de su muerte, ocurrida en 1935. Se han escrito frases como: “un escondido y revolucionario grito de rebelión y libertad” o “una postura ciudadana de relevante sabor patriótico” y otras semejantes. La designación de Gómez, de su hijo y de algunos de sus inmediatos colaboradores como Presidentes Honorarios, se considera que fue un “hábil ardid, una especie de pantalla que ocultase la intención política y que les pusiese a salvo de la cárcel”

Sin negar a ultranza lo revolucionarios que pudieran haber sido nuestros admirados fundadores, hemos llegado a una conclusión distinta, luego de revisar la literatura descrita en la sección de Bibliografía. Si bien es cierto que la palabra “democracia” proviene de los vocablos: “demos” pueblo y “kratos” poder, dando a entender, gobierno en el que el pueblo ejerce la soberanía, también la palabra tiene un significado social: “democratizar la enseñanza”, lo cual significa hacerla accesible al pueblo. Asimismo, democracia es la antítesis de aristocracia y recordemos que para esa fecha solo existía el aristocrático Club Táchira, fundado en 1905, al cual solo tenían acceso familias con árbol genealógico de alta alcurnia y al que ellos seguramente no podían ingresar.

Por eso fundaron este Club accesible al pueblo, sin diferencia de razas, credos ni colores, como realmente ha sido desde su fundación, un club democrático por excelencia, en el que el apellido no tiene importancia pero si la persona misma, su actitud dentro de la sociedad, sus modales, su don de gente y su capacidad de convivencia pacífica con terceros.