logo-blanco

Historia

Historia

EL NACIMIENTO DE LA INSTITUCIÓN

Treinta y dos jóvenes amantes de la práctica del béisbol en la Plaza de La
Ermita, aupados y asesorados por el Cura Párroco de San Juan Bautista, Pbro. Pablo N. Maldonado, «venerado levita» por su estupenda labor religiosa y social, practicaban sábados y domingos. Allí jugaban partidas los pioneros, Dr. Víctor
Zambrano, Manuel Vicente Merchán, Rosario Sosa, Pancho Murillo, Justo Cáceres,
Alfonso Camargo, Humberto Ardila, Antonio José Quintero, Eleuterio Sosa,
Miguel Ángel Ochoa, Ignacio Delgado, Juan Ramos Sánchez, Rafael Murillo Vivas, Pedro Cañas, Antonio Zerpa, Neptalí Rosales y Rafael Colmenares, asiduos
practicantes del béisbol sabanero sabatino. Otros como Lucio Vargas, Miguel
López, Carlos A. Zerpa, Néstor Álvarez y unos más venidos del Club
Independiente, engrosaron el grupo y oyeron la voz ductora del Padre Maldonado,
incitándolos a formar una agrupación no sólo para el deporte, sino también con
proyección social y cultural.

La palabra “DEMÓCRATA” como base del nombre de nuestro Club, ha
producido en muchos, sorpresa y admiración, juzgando tal escogencia como un
osado grito revolucionario, en el apogeo de la dictadura del Gral. Gómez, justo a
nueve años de su muerte, ocurrida en 1935. Se han escrito frases como: “un
escondido y revolucionario grito de rebelión y libertad” o “una postura ciudadana
de relevante sabor patriótico” y otras semejantes. La designación de Gómez, de su
hijo y de algunos de sus inmediatos colaboradores como Presidentes Honorarios,
se considera que fue un “hábil ardid, una especie de pantalla que ocultase la
intención política y que les pusiese a salvo de la cárcel”.

El Demócrata Sport Club es hoy, a sus SETENTA AÑOS, lo que su gente,
sus socios, sus familiares y sus directivos quisieron que fuese: un techo amigo, una
casa acogedora y un ambiente cálido con sabor a hogar. Socios como su primer
Presidente, Dr. Víctor Zambrano Roa y demás fundadores, Como el venerable
Padre Pablo N. Maldonado artífice de la idea de fundarlo, como los directivos que
año tras año se entregaron de corazón a conducirlo a puerto seguro, como los
demás socios y sus familiares y como los nobles y consecuentes empleados que
desapercibidamente realizaron una gran labor en el anonimato, todos sin distingo,
merecen un grato recuerdo y un solemne y silencioso tributo de agradecimiento, porque ellos formaron el enjambre que ha logrado hacemos saborear la miel de
este panal que hoy llega a su Septuagésimo Aniversario y que se llama
“DEMÓCRATA SPORT CLUB”.